Revisar nuestra piel

  • ¡Inscríbete!
    • redpacientes
    • Desde el acne hasta el eccema, pasando por la psoriasis, la rosácea o el cáncer de piel, los problemas de la piel, nuestro órgano más extenso, pueden ser más o menos graves, pero deberíamos estar más familiarizados con ellos para mantenernos alerta y acudir al dermatólogo ante cualquier síntoma extraño que pudiéramos identificar.

       

      ¿Sabías, por ejemplo, que uno de cada tres cánceres[...]? Estos días está siendo noticia la imagen compartida por el actor Hugh Jackman, al que le detectaron un cáncer de piel en 2013, y que tras una revisión rutinaria le han identificado ahora un carcinoma basocelular. Éste, junto con el cáncer de células escamosas, es uno de los dos tipos de cáncer de piel no melanoma (el de melanoma es más peligroso pero menos común), y su incidencia está aumentando, según explica la AECC, un 10% anualmente. Suelen aparecer en la cabeza, la cara, el cuello, las manos y los brazos, y entre los factores que aumentan el riesgo de padecerlo se encuentra el pasar mucho tiempo bajo el sol o sufrir quemaduras por ello; tener la piel, el cabello y los ojos claros; antecedentes familiares con cáncer de piel, o contar con más de 50 años.

       

      En cuanto a los melanomas (el otro grupo de cáncer de piel), la primera señal suele provenir de un cambio en el tamaño, forma, color o sensación de un lunar existente. Aunque también pueden aparecer como un lunar nuevo, negro, o anormal. En los varones suele aparecer en el tronco o la región de la cabeza o el cuello, mientras que en las mujeres suele aparecer en brazos o piernas. Por eso, en cuanto uno observa cambios en un lunar es importante acudir al especialista. Si necesitas encontrar tu dermatólogo en Barcelona, o en cualquier otra ciudad, aquí tienes un listado. En todo caso, una buena regla que nos puede ayudar a distinguir un lunar normal de un melanoma es la regla ABCDE:

       

      A de Asimetría: que la mitad de un lunar no es igual que la otra mitad.
      B de Bordes irregulares: bordes desiguales. Irregulares, borrosos o dentados.
      C de Color: los colores más peligrosos son los rojizos, blanquecinos y azulados sobre lesiones de color negro.
      D de Diámetro: cuando el lunar mide más de 6 milímetros o aumente de tamaño (mayor de 6 mm.)
      E de Evolución: el tamaño, la forma o el color del lunar están cambiando

       

      En resumen, sin obsesionarse, pero es importante conocer y mantenerse alerta de cualquier cambio que uno aprecie en su piel, y acudir al médico en ese caso. 

       

      *Contenido ofrecido en colaboración con Doctuo. 

       

    • Necesitas registrarte y suscribirte a esta enfermedad para poder leer y escribir comentarios
  • Únete a redpacientes y participa