Relacionan la obesidad infantil con problemas de salud más inmediatos y no sólo en la edad adulta

  • ¡Inscríbete!
    • Obesidad
    •  

      SOBRE QUÉ HABLAMOS:

      Mientras que una gran cantidad de investigación sobre la obesidad infantil ha puesto de relieve los problemas de salud a largo plazo que surgen en la edad adulta, un nuevo estudio de la UCLA se centra en las consecuencias inmediatas de la condición y muestra que los jóvenes obesos tienen un riesgo mucho mayor de lo que se suponía.

       

      En comparación con los niños que no tienen sobrepeso, los niños obesos tienen casi el doble de riesgo de tener tres o más afecciones médicas, mentales o de desarrollo, según encontraron los investigadores de la UCLA. Los niños con sobrepeso tenían un riesgo 1,3 veces mayor.

       

      Con el dramático aumento de la obesidad infantil en las últimasdos décadas, se ha producido un aumento paralelo de la prevalencia de otras enfermedades en la infancia, como el déficit de atención e hiperactividad, asma y problemas de aprendizaje. Pero los estudios anteriores sobre el tema han sido limitados debido a un enfoque centrado en una región específica de la provincia, un tamaño de muestra pequeño o una sola condición.

       

      CARACTERÍSTICAS DEL ESTUDIO:

      La nueva investigación de UCLA, se ha basado en un gran estudio de la población de niños en los Estados Unidos, ofreciendo el primer perfil nacional completo de las asociaciones entre el peso y una amplia gama de condiciones de salud asociadas o comorbilidades, que los niños sufren durante la infancia.

       

      Para el estudio, los investigadores utilizaron la Encuesta Nacional de 2007 sobre salud infantil, analizando los datos de casi 43.300 niños entre las edades de 10 y 17 años. Se evaluó la asociación entre el peso y 21 indicadores de la salud general, el funcionamiento psicosocial y los trastornos específicos de salud y los factores sociodemográficos.

       

      RESULTADOS:

      De los niños que participaron en el estudio, 15% tenían sobrepeso (índice de masa corporal entre los percentiles 85 y 95), y el 16% eran obesos (con un IMC en el percentil 95 o superior).

       

      En general, el equipo halló que los niños obesos eran más propensos a informar de peor salud, más discapacidad, una mayor tendencia hacia los problemas emocionales y de conducta, mayores tasas de repetición de curso, días escolares perdidos y otros problemas escolares; TDAH, trastorno de conducta, depresión, problemas de aprendizaje, retraso en el desarrollo, problemas óseos, articulares y musculares, asma, alergias, dolores de cabeza, e infecciones del oído, que los que fueron clasificados sin sobrepeso

       

      CONCLUSIONES DE LOS AUTORES:

      Según dijo el autor principal Dr. Neal Halfon, profesor de pediatría, salud pública y política pública de la UCLA, donde dirige el Centro para Niños Saludables, Familias y Comunidades:

      "Este estudio presenta un panorama integral de la obesidad infantil, y nos sorprendimos al ver cuántas condiciones se asocian con la obesidad infantil".

      "Los resultados deberían servir como una llamada de atenciónpara los médicos, los padres y los profesores, que deben estar mejor informados sobre el riesgo de otros problemas de salud asociados con la obesidad infantil, para que puedan orientar las intervenciones que pueden dar lugar a mejores resultados de salud."

       

      Los investigadores de la UCLA especulan que el continuo cambio en las condiciones crónicas de la infancia está probablemente relacionado con décadas de cambios apreciadas en el entorno social y físico en el que los niños viven, aprenden y juegan. Proponen que los esfuerzos de prevención de la obesidad debe dirigirse a estas influencias sociales y ambientales y que los niños deben ser evaluados y gestionados por las condiciones co-mórbidas.

       

      Los investigadores añaden que, si bien la fortaleza del estudio radica en la base de la población general, los estudios futuros deben examinar mejor los datos longitudinales para desentrañar las relaciones causales que no pueden ser inferidos a partir de un estudio de corte transversal.

       

      El Dr. Halfon comenta:

      "La obesidad podría ser la causa de la co-morbilidad, o tal vez la co-morbilidad está causando la obesidad, o ambos podrían ser causados por algún otro tercer factor no medido".

      "Por ejemplo, la exposición al estrés tóxico puede cambiar los procesos neuroregulatorios que afectan el control de impulsos visto en el TDAH, así como la sensibilidad a la leptina, lo que puede contribuir al aumento de peso. Comprender la asociación de la obesidad con otras comorbilidades puede proporcionar información importante sobre vías causales a la obesidad y formas más eficaces para prevenirla".

       

      Fuente: ScienceNewsline

    • Necesitas registrarte y suscribirte a esta enfermedad para poder leer y escribir comentarios
  • Únete a redpacientes y participa