Los niños con televisión en sus dormitorios tienen más riesgos de sufrir obesidad

  • ¡Inscríbete!
    • Obesidad
    •  

      SOBRE QUÉ HABLAMOS:

      Los niños estadounidense de edades comprendidas entre los 8 y los 18 años ven un promedio de aproximadamente 4,5 horas de televisión al día. El 70% tienen una televisión en el dormitorio y alrededor de un tercio de los jóvenes de 6-19 años se considera obeso.

      Estudios anteriores han demostrado que el tiempo que se ve la televisión durante la infancia y la adolescencia continúa en la edad adulta, lo que resulta en un exceso de peso y en colesterol total elevado. Un equipo de investigación del Centro de Investigación Biomédica Pennington en Estados Unidos reporta hallazgos de un estudio, estableciendo la relación entre tener y ver la televisión en el dormitorio y la obesidad infantil, específicamente en tener la circunferencia de cintura alta.

       

      Según dice el investigador principal, el Dr. Peter T. Katzmarzyk:

      "La asociación establecida entre la televisión y la obesidad se basa predominantemente en el Índice de Masa Corporal (IMC). La asociación entre la televisión y la masa grasa, la grasa almacenada en depósitos específicos (incluyendo subcutánea abdominal y el tejido adiposo visceral), y el riesgo cardiometabólico, es menos conocido".

      "La hipótesis existente es que a mayores niveles de consumo de televisión y que la presencia de un televisor en el dormitorio se asocian con un depósito específico de adiposidad y de riesgo cardiometabólico".

       

      CARACTERÍSTICAS DEL ESTUDIO:

      Entre 2010 y 2011, 369 niños y adolescentes de entre 5 y18 años de Baton Rouge, representando un equilibrio entre el género, el origen étnico, la edad y el IMC, fueron evaluados por una variedad de factores, tales como la circunferencia de cintura, la presión arterial en reposo, los triglicéridos en ayunas, las lipoproteínas de alta densidad de colesterol y glucosa, la masa grasa y la grasa del estómago.

       

      RESULTADOS:

      El análisis estadístico reveló que los niños con un televisor en el dormitorio eran más propensos a ver más televisión. Estos niños también mostraron tener más grasa y más masa de tejido adiposo subcutáneo, así como una mayor circunferencia de la cintura, en comparación con sus compañeros que no tienen un televisor en su dormitorio.

       

      Los participantes del estudio con un televisor en el dormitorio y los que veían la televisión más de dos horas al día se asociaron con hasta 2,5 veces las probabilidades de niveles más altos de la masa grasa. Ver cinco o más horas al día produce una asociación de dos veces las probabilidades de estar en el cuartil superior de la masa de tejido adiposo visceral. Además, un televisor en el dormitorio se asociaba a tres veces las probabilidades de riesgo cardiometabólico elevado, circunferencia de cintura elevada y triglicéridos elevados.


      CONCLUSIONES DEL ESTUDIO:

      La Dra. Amanda Staiano, coautora del estudio, señala:

      "Hubo una fuerte asociación entre tener un televisor en el dormitorio frente al tiempo de visualización de televisión, con la adiposidad y los resultados de salud".

      "Un televisor en el dormitorio puede crear perturbaciones adicionales a los hábitos saludables, por encima y más allá de ver la televisión de forma regular. Por ejemplo, tener un televisor en el dormitorio se relaciona con una menor cantidad de sueño y menor prevalencia de las comidas familiares regulares, independientemente del tiempo total de visualización del televisor. Tanto corta duración del sueño como la falta de las comidas familiares regulares se han relacionado con el aumento de peso y la obesidad."

       

      Fuente: ScienceNewsline

    • Necesitas registrarte y suscribirte a esta enfermedad para poder leer y escribir comentarios
  • Únete a redpacientes y participa